La Asociación de Genealogía Raíces Reino de Valencia

En el año 2009 nació un grupo yahoo llamado Raíces Reino de Valencia con el único fin de tener un punto de reunión on line para los interesados en la genealogía de estas tierras. Cada día iba creciendo en número de usuario y Rafael y yo (Mamen) íbamos a las parroquias a buscar los registros que algunas personas pedían en el grupo. Fue en estas visitas, cuando tome conciencia de los que podía provocar el uso masivo de estos libros y las consecuencias de perdida que conllevaría para los fondos documentales.

Fue entonces, a finales del 2009 cuando fuimos Rafael y yo al Diocesano de Valencia para proponer la digitalización de sus fondos parroquiales, tardaron casi dos meses llamarme, después de la consabida conversación, aceptaron el proyecto bajo un compromiso de guardia y custodia. Aun así tardaron un tiempo en hacerlo oficial mediante la publicación en el Boletín Oficial del Arzobispado de Valencia, octubre del 2012. Desde el primer momento tuvimos el todo el apoyo y agradecimiento del Arzobispo Don Carlos Osoro.

Al poco de empezar con las parroquias de la Diócesis de Valencia, Rafael “mi pepito grillo“ y yo nos dimos cuenta que este proyecto era de tal envergadura que no podríamos hacerlo solos, económicamente nos era inviable poder cumplir, así que hablamos con mi gran amigo, Felipe  “mi Ángel de la guarda” y decidimos que podríamos crear una asociación para sufragar los gastos de la digitalización de los Archivos Parroquiales. Y así fue como en el 2010 firmamos el acta fundacional de La Asociación de Genealogía  Raíces Reino de Valencia. Lo celebramos en un kebab, una simple pero cálida celebración del inicio de un gran proyecto y que en esos momentos no pensábamos a donde nos llevaría, ni siquiera si tendríamos el suficiente apoyo de los amigos del grupo yahoo. Gracias a Rafael y a Felipe por creer en mí, siempre a mi lado.

En ese tiempo contactó conmigo el Obispo de Orihuela-Alicante, Don Rafael Palmero, había visto en el Archivo Diocesano de Valencia lo que estábamos haciendo y me  dijo que él también quería la digitalización de los fondos documentales de su Diócesis, y así  firmé un convenio en noviembre del 2011 y bajo la supervisión de Don José Antonio Martínez, director del Patrimonio y del Archivo Diocesano, iniciamos el proyecto.

Llego el momento de plantear la segunda parte del trabajo, la indexación. Al principio creo que me tomaron por “loca”, pero gracias  a un mensaje de una persona en el foro algunos se animaron y empezamos con la indexación de los registros de bautismos y matrimonios.

En 2012 UNESCO Valencia auspició el trabajo que realizamos. Ese día que recibí la llamada de teléfono fue increíble, yo no sabía nada de lo que estaba gestando, pero de la mano de José Manuel Girones llego a la Junta Directiva de UNESCO Valencia la propuesta del auspicio y fue  aprobado.

Y así fue como empezó una nueva vida para Rafael y para mí, todo el día viajando, de casa en casa con las maletas, el ordenador y mi gata. Entre las digitalización y las indexaciones, enviamos a los socios las respuestas a sus peticiones y así pasa nuestra vida. Pero gracias a estos viajes he conocido los pueblos de esta comunidad y los señores párrocos que custodiaban esos archivos. No voy nombrar a ninguno de ellos en particular, pues temo olvidarme de alguno, pero en líneas generales os puedo asegurar que mi alma ha quedado gratamente plena, cierto es que cada uno es su palo, pero a fin de cuentas son personas como los demás, me rio….. Pues al principio los veía como cuando iba a misa en el colegio de las monjas, una persona alta con su alzacuellos y que parecía que debíamos hacer la reverencia para hablar con él. Tan lejos de la realidad, mi móvil está lleno de sus teléfonos, hemos comido con ellos en muchas ocasiones, incluso un párroco, no diré quien fue, casi me obliga a dormir la siesta en su casa, no entendía que pudiéramos después de comer seguir trabajando. Ah!, se me olvidaba, otro párroco nos obligo a no buscar hotel y dormir en su casa, decía…. La casa es muy grande y no voy a permitir que durmáis en un hotel. A la mañana siguiente nos había preparado el desayuno. Algunos me llaman por mi santo, por navidad, para que volvamos a comer con ellos y por supuesto nunca decimos que no.

En mayo del 2016 dimos por terminado el trabajo y Don Jesús Murgi, Obispo de Orihuela-Alicante, hizo una presentación ante los medios de la nueva Web que acaba de abrir el Archivo Diocesano y el trabajo que habíamos hecho Rafael y yo. El Obispo nos agradeció y mucho nuestra colaboración. Ese día terminamos comiendo con José Antonio Martínez y en esta ocasión si le dejamos pagar.

La asociación basa su política en la estrecha colaboración entre sus miembros que mediante su esfuerzo y altruismo permiten acceder al conocimiento colectivo. Para ello se ha establecido un sistema de valoración del trabajo que sirve como medio de intercambio y es la base de su crecimiento.

Hemos formado un equipo de trabajo que a septiembre del 2017 esa base de datos tiene 3.739.969 registros.

También damos albergue a los trabajos de otras Diócesis y registros civiles, censos, protocolos notariales, bases de militares, quintas etc….

Dicen que es de bien nacido ser gradecido,  y por eso desde aquí quiero dar las gracias a todas las personas que están con nosotros en este proyecto, que nos dan ánimo e impulso para seguir y por qué no, también su cariño.

Y así seguimos…

Asociación sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones con el número CV-01-047309-V.